Ir a la portada
 
MASIA RIBAS
 
Pasado y presente conviven
en un lugar único muy cerca de Barcelona.

HISTORIA Y AUTENTICIDAD

“En medio de una vegetación de pinos y cipreses que la aíslan de los bloques de viviendas, se levanta la Masia Ribas, cuyo nombre ha pervivido desde el s. XVIII cuando Francisco Ribas, comerciante y fabricante de indianas de Barcelona, compró una extensión importante de tierras en el término de Gavà.”

Este es un extracto del libro Recorregut per l’arquitectura històrica de Gavà de M. Pérez y D. Sanahuja (publicado por el Ajuntament de Gavà, Barcelona, en 1987) hace referencia a la masía de Francisco Ribas Mestres, un antepasado de mi abuelo, Andrés Vidal Folch. Francisco Ribas construyó la Masia Ribas en el año 1779 en el pueblo de Gavà, en la heredad denominada “de la Roca de la Parroquia de Gavà”. Por su tipología es un claro ejemplo de la masía catalana, con esgrafiados en la fachada, elemento decorativo característico de los siglos XVII y XVIII inspirado en la gracia del barroco.

De base rectangular, distribuida en planta baja, piso y buhardilla, cuando uno mira la casa llama la atención su cubierta en cuatro vertientes y la galería perimetral con arcos. Sus muros guardan cientos de historias, algunas representadas en las fotografías antiguas que reciben al visitante en la entrada de la casa. Imágenes de cuando se elaboraba vino y de cuando su extensión sobrepasaba los muros de la propiedad actual. La historia de Masia Ribas es una historia por siempre ligada al pueblo de Gavà y a sus tierras.

 
  • UNA MIRADA AL PASADO

    La historia de la Masia Ribas es una historia transmitida a través de innumerables anécdotas familiares. Generación tras generación y desde hace más de doscientos años, la hemos querido y respetado, convirtiéndose en el escenario de las celebraciones más especiales. Es para nosotros un lugar único y auténtico que transmite la calidez de un hogar plenamente vivido y disfrutado por nuestra familia.

    Elisabet Raventós Vidal


 

Cada evento es único, especial y nuestra casa, Masia Ribas, cuenta con los espacios necesarios para convertir cualquier situación en algo mágico.